Decepción de los alumnos y directivos tras el viaje frustrado a Alta Gracia

Aylen Gonzalez, alumna de quinto año del IPEM 365 Rene Favaloro

(Villa Carlos Paz) – 

En el marco del programa “SuperArte” que lleva adelante el municipio y que tiene el objetivo de prevenir en el consumo problemático de sustancias y alcohol, alumnos del colegio IPEM 316, IPEM 365 y el IPET 385 viajaron a la ciudad de Alta Gracia, como premio a la labor desarrollada en la final del certamen. Pero nada salió como esperaban y tuvieron que regresar antes de lo programado, ya que a raíz de algunas acciones inapropiadas de los chicos, se decidió suspender todo.

En este marco, los protagonistas dan sus versiones de los hechos, ya que hubo decepción tanto de los alumnos como de algunos directivos de las instituciones educativas por la organización del viaje y el lugar donde fueron alojados.

Miguel Lorenzo, director del IPEM 316 “Eva Duarte”, expresó: “El viaje estaba programado para Santa María de Punilla y otra fecha que no comprometía las instancias finales donde los chicos están recuperando asignaturas. Fue una decisión de mostrador, sin consultar a los directivos, un día dijeron no van a ir a Santa María en tal fecha, y dijeron que los iban a llevar a Alta Gracia. Los chicos no tenían ni las autorizaciones, había que organizar todo, reuniones de padres, si van 60 chicos tengo que mandar seis docentes, no puedo dejar la escuela sin ellos cuando están todos recuperando, lo cual me parecía una locura, porque había que hacer las autorizaciones legales y no daban los tiempos”.

Ante lo que se planteaba, “tomé la decisión de convocar a los padres, a los funcionarios y dejé en acta que constaba que no estaba de acuerdo, que era una locura organizar las cosas de esta forma. No mandé docentes porque sabía que estaba en serio riesgo de que esto podía suceder, hubiese querido que no hubiera pasado, pero cuando se hacen de esta manera las cosas, pasa esto”.

Aclaró que no está en contra del Programa SuperArte y dijo: “Es más, felicitó al Intendente porque siempre brindó gran apoyo a las escuelas y estas iniciativas educativas, pero en este Programa tiene gente que no está capacitada, no tiene la competencia suficiente para llevar adelante este Programa de esta envergadura. Andrea (por la coordinadora de la Casa de la Juventud), fue a la escuela, estuvo en la reunión y dijo que si se hacían cargo los padres, ella se hacía responsable, pero no puede ser así”.

“Aún no tomé contacto con los chicos, recién lo haré el lunes porque tengo muchas reuniones en Córdoba, seguramente van a arremeter contra los chicos que se portaron mal, pero si las cosas están bien organizadas no tienen porque pasar mal las cosas, y ojalá seamos convocados para rever como sigue el año que viene, porque así no se puede. Acá hubo mucho trabajo durante todo el año de parte de todos, y esto atenta contra eso y se hecha a perder por una mala decisión”, manifestó.

Por su parte, Aylen González, de quinto año del IPEM 365 “Rene Favaloro”, contó: “Llegamos y nos asignaron las habitaciones en un solo pabellón, estaba todo dividido por Durlock, o sea que nos podíamos pasar porque no tenían techo. Las puertas no tenían llaves, cualquiera podía entrar y robar nuestras pertenencias o mirar lo que hacíamos. Nos plantearon que desde las 14 a las 19 cerraban las habitaciones y que no podíamos entrar más.

“No hicieron actividades, solo fútbol y voley y nada más. Comenzó a llover y tuvimos que ingresar, se cortó la luz, tuvimos que ingeniarnos algo para divertirnos porque no había nada, ni enchufes. No me gustó el trato que nos dieron las personas que estaban en el lugar, la comida no estaba fea, pero no era de lo mejor. Nos prometieron pileta y cuando llegamos estaba el agua horrible y nos dijeron que la habilitaban el viernes, el día que nos íbamos”, sostuvo la joven.

Y siguió contando: “Tanto nosotros como los demás chicos de los otros colegios que viajaron estábamos de acuerdo que no era el lugar que esperábamos, teníamos otras expectativas, aunque tampoco pretendíamos un hotel de cinco estrellas. En un momento si es verdad que se planteó que hubo un robo, pero fue un malentendido, y fue por eso que se dio algunos destrozos, pero luego se aclaró todo. No hubo consumo de alcohol, justamente el Programa es contra esto. Nos tuvimos que volver antes, nos dijeron que por todo lo que pasó se suspendía el viaje, fueron travesuras de adolescentes, como por ejemplo que algunos gritaban pero son cosas que se dan cuando salimos así”.

Compartir