Gobierno nacional remodelará Museo Ambato de La Falda

Jorge Coscia

Luego de una reunión anoche con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, los funcionarios de la Secretaría de Cultura firmaron esta tarde un convenio de colaboración y puesta en valor con la Asociación de Amigos del Museo Ambato para “consolidar, dar respaldo a su tarea y solidarizarse con el parcial vaciamiento que sufrió el museo”, dijo Coscia en una conferencia de prensa.

En 2008, 600 piezas precolombinas -parte de la colección Aroldo Rosso, donadas a la ciudad de La Falda y valuadas en 4 millones de dólares- fueron robadas de esta institución.

Tras una investigación, el Departamento de Protección del Patrimonio Cultural de Interpol y la Policía cordobesa recuperaron 58 piezas, vasijas en su mayoría de la cultura Aguada que datan entre 400 y el 850, de la propiedad ubicada en la calle Libertad al 863 de Capital Federal y a nombre de Matteo Goretti, quien por entonces era miembro de la Fundación Pensar, usina del PRO, además de ser asesor de Hacienda del gobierno macrista.

Si bien esta es una buena noticia que brinda “una continuidad de la soberanía cultural”, como calificó el abogado querellante, la provincia de Córdoba “es la única del país” que aún no se adhirió a la Ley 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, sancionada en 2003.

“No es casualidad que estos delitos se dieran en Córdoba. Se habla de una `zona roja`, aquella región donde los que lucran con el patrimonio se amparan bajo el paraguas de la inexistencia de una regulación. Vamos a trabajar para que esta Ley se aplique plenamente”, subrayó Coscia y agregó: “la Presidenta está comprometida con la mejora del edificio, pero también con la justa resolución judicial”.

“No existe una colección como ésta”, sostuvo Diana Rolandi, titular del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. “Aún faltan muchas piezas, el 80 por ciento, por eso hacemos un llamamiento a que las devuelvan”, insistió la funcionaria que remarcó: “el procedimiento para la compra-venta consiste en que la persona debe registrarlas y luego ofrecerlas en venta al Estado nacional o provincial”.

Por el momento, y en vistas de que las remodelaciones estarán para el mes de noviembre, las piezas que no se robaron están en el Museo Aníbal Montes en Río Segundo que “no tiene las condiciones mínimas de seguridad”, admitieron los amigos del Museo.

Si bien aún no se definió el monto que se destinará a las obras, el director Nacional de Patrimonio y Museos, Alberto Petrina, confirmó que lo primero es “sellar la casa de forma cubierta, darle estanqueidad (una forma de impedir la humedad)”.

En referencia a la situación legal, Coscia remarcó “Nosotros somos autoridad de aplicación, pero es muy importante que la Justicia actúe con la premura que el caso requiere. Los amigos del Museo Ambato son un tremendo ejemplo, ellos tienen el compromiso de una comunidad que se ha puesto al frente en la defensa de su patrimonio, que es el de todos”.