Maniató con precintos a su hijo, lo quemó con agua hirviendo y lo mató porque “no hacía caso”

(Buenos Aires) – Un pequeño de seis años murió tras haber sido maniatado con precintos, golpeado y quemado con agua hirviendo por “no hacer caso”. El niño ingresó a la guardia del Hospital Eduardo Oller de Solano muerto y por el caso fueron detenidos su mamá y su padrastro.

En principio la pareja armó una coartada y declaró que el lunes a la madrugada alguien había golpeado la puerta de su casa en la localidad bonaerense de Claypole y cuando abrieron encontraron a su hijo en el piso, muy lastimado y con el documento de identidad entre las piernas. Dijeron, además, que el chico no vivía actualmente con ellos sino con unos tíos de la familia paterna.

Sin embargo, los testimonios que surgieron en la investigación derribaron su coartada en poco tiempo y afirmaron, en cambio, que el nene era víctima de la violencia física y psicológica a la que lo sometía su madre y el novio de ella porque, supuestamente, era muy desobediente.

Fuente: TN

Compartir