Rigazio: “La regulación de los alquileres, sean temporarios o permanentes, no le corresponde al municipio”

Tras el proyecto de ordenanza presentado el jueves último en el Concejo de Representantes que tiene el fin de crear un registro de servicios alojamientos temporarios, desde el Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios aseguraron que municipio no tiene potestad para regular el ejercicio de la profesión.

La duda se plantea entre los inmobiliarios tras el artículo 10 de dicho proyecto que reza: “Prohibir a las inmobiliarias y/o administradores de alquileres el ofrecimiento y/o comercialización de ‘unidades habitacionales’ que no hayan sido registradas en los términos del artículo 2º de la presente ordenanza. El incumplimiento será sancionado con lo dispuesto en el artículo 91º de la Ordenanza Nº 5.133 ‘Código Municipal de Faltas T.O. Nº 1.066’, o el que lo reemplace”.

En ese sentido, el presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios, José Luis Rigazio, afirmó: “Empezamos a separar un poco el polvo de la paja. La regulación de los alquileres, sean temporarios o permanentes, no le corresponde al municipio porque no tiene facultad para regularlo. Esto hace a un derecho de libre disponibilidad de la propiedad que tiene cada uno de los propietarios de los inmuebles y hay una regulación a través del Código Civil y por otro lado, a través de la ley de alquileres, de locaciones urbanas, con todas sus imperfecciones que podemos estar de acuerdo o no estar de acuerdo, pero en esto el municipio no tiene facultad para poder regularlo”.

En este sentido, Rigazio sostuvo que el municipio sí puede regular a través del artículo 27 de la ley 23091 todo lo referente al servicio de hospedaje. “Eso se podría llegar a aplicar a aquellos pseudo hospedajes u hospedajes que no caen dentro de lo que es el concepto  de locación porque de alguna manera dentro de ese complejo se está realizando algún acto de comercio. Y esto hay que dejar bien en claro, porqué el municipio no puede regular esto, porque es un acto civil no es un acto de comercio. En cambio si de alguna manera hay una prestación de servicio, como servicio de mucama servicio de ropa blanca se entiende que se está cumpliendo las funciones de lo que es la casa habitación o el alquiler de habitaciones como si fuera un hospedaje, y eso si lo puede regular el municipio”,  explicó.

Ejercicio Profesional. Rigazio dejó en claro que el municipio no puede regular el ejercicio de los inmobiliarios. “Segundo punto que hay que dejar en claro, el municipio carece de facultades para regular el ejercicio profesional. Lo nuestro no es una actividad comercial ni nada que se le parezca es un ejercicio profesional. El poder de policía no lo tiene nada más que la Provincia lo concede a ese ejercicio de poder de policía a los distintos colegios profesionales y esto lo dice el  artículo 37 de la Constitución de la Provincia”, remarcó.

“Yo puedo alquilar todo lo que sea relacionado con la actividad inmobiliaria cae dentro de la competencia profesional, es exclusivo de quienes tenemos la matrícula para ejercer esta actividad que es el corretaje inmobiliario y eso está regulado por un lado por la ley y por otro lado por el colegio que nos aglutina, los estatutos y los códigos de ética que nos regula”, sostuvo Rigazio.

En este sentido, el inmobiliario hizo referencia al derecho de libre disponibilidad que le corresponde al propietario. “El Código Civil me autoriza a alquilar aun cuando la propiedad está en ruinas. Lo único que tengo que hacer en el contrato respectivo declarar en qué estado está la misma. Entonces, mal me puede venir el municipio a que tengo que alquilar bajo determinado punto de condiciones o que tengo que estar inscrito en un registro o no, no puede ser  eso es inconstitucional. Con eso de los registros empezamos a chocar incluso con el derecho de habeas data, entonces dejémonos de pavear a esta altura de los acontecimientos y dejémonos de inventar”, resaltó.

Por último, apuntó: “Esto viene un poco impulsado por algunos sectores que económicamente se ven perjudicados y no saben cómo salir. Esto se sale con competencia, con mejoramiento de servicios con mejorar inclusive las unidades de viviendas u hoteleras que se tengan que ofrecer pero pasa por un criterio de comercialización distinto y empecemos a agiornarnos a las exigencias del turismo actual”.